La supernova más brillante descubierta hasta el momento

1452794836_243503_1452852273_sumario_grande.jpg

 

http://elpais.com/elpais/2016/01/14/ciencia/1452794836_243503.html?rel=mas

UN RÉCORD DESCOMUNAL

570.000 millones Número de veces que la supernova supera el brillo del Sol.

16 kilómetros Es el diámetro estimado para el núcleo de esta estrella. Los astrónomos no saben qué tipo de objeto ha podido generar esta explosión estelar, aunque sospechan que podría tratarse de una estrella de neutrones que tendría que dar unas 1.000 revoluciones por segundo.

20 veces la Vía Láctea En nuestra galaxia hay 100.000 millones de estrellas. La supernova descubierta sería 20 veces más brillante que todos esos astros juntos.

Energía sin precedentes Las bombas atómicas que arrasaron Hiroshima y Nagasaki tenían unos 20 kilotones de energía. La supernova ASASN-15lh equivale a más de un quintillón de bombas atómicas como esas, según ha calculado José Prieto.

Leer Más "La supernova más brillante descubierta hasta el momento"

Estallido de una estrella al morir

http://elpais.com/elpais/2016/03/23/ciencia/1458751202_724939.html

El telescopio espacial Kepler ha captado por primera vez la luz visible de la onda expansiva causada por una estrella explotando. El estallido duró apenas 20 minutos y un equipo de científicos lo ha rescatado de las observaciones almacenadas por el telescopio durante tres años de vigilancia de 500 galaxias lejanas.

La estrella se llama KSN 2011d y está a 1.200 millones de años luz de la Tierra,según ha informado la NASA en un comunicado. El astro es una supergigante roja, 500 veces mayor que nuestro Sol y 20.000 veces más brillante.

Este fenómeno, conocido como supernova, sucede cuando una estrella se queda sin su combustible principal, el hidrógeno. El núcleo del astro implosiona y produce una onda expansiva que acaba reventando la superficie.

Leer Más "Estallido de una estrella al morir"

¿A dónde mira Daniel Johnston?, por Pablo del Llano.

¿A dónde mira Daniel Johnston?, por Pablo del Llano, El País, 22 de octubre de 2014.

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/10/22/actualidad/1413998998_467971.html

http://www.hihowareyou.com/

Daniel Johnston es un hombre enfermo que ha escrito canciones hermosas. Kurt Cobain amaba su música. Él ama a los Beatles. Johnston padece desde joven un trastorno bipolar severo. Tiene 53 años. Sus dibujos, versiones delirium de los cómics de superhéroes, también son exitosos, han pasado por museos y galerías de élite y ahora han sido editados en México por Sexto Piso. Trae una férula en el pie derecho y una pantufla en el izquierdo. Da unos pasos torpes sin fijarse en la gente que lo rodea y se sienta —se deja caer— en una butaca del vestíbulo del hotel.

—En uno de sus dibujos escribió: “La vida es dura, pero los cantantes de góspel nunca se cansan”.

Mira al suelo y cabecea:

—No recuerdo haber dicho eso. ¿Quién dijo? Yo no dije eso.

—¿Le gustan los cantantes de góspel?

Levanta la mirada, sonríe:

—La semana pasada fuimos a una tienda de antigüedades y tenían una caja llena de cedés de góspel, ¿sabes?, unos 100, y me los compré todos.

Tiene una barriga balompédica y el rostro hacia dentro. Esas mejillas hundidas, esa boca floja y esos ojos ahumados de los pacientes con muchos años de desequilibrio medicado. Dentro de tres horas actuará en un teatro de Xalapa, invitado por el Hay Festival. Son las seis de la tarde del primer sábado de octubre y Johnston bebe un vaso grande de té helado.

—¿A cuál de sus personajes de cómic le tiene más cariño?

—Creo que a este —y se señala la camiseta negra, con el dibujo de Jeremiah, una rana de ojos periscópicos—. Se me apareció en un sueño.

—También dibuja al Capitán América.

Esto lo emociona.

—Es mi favorito. Y hay otros personajes de Marvel que me encantan.

—¿Conoce a la gente de Marvel?

Esto lo emociona más.

—Sí, ¡cada vez que voy a Nueva York me llevan a una junta y me dan 100 dólares en cómics gratis!

—Hace unos meses estuvo en México DF. ¿Le gustó?

Esto no lo emociona.

—México DF… No estoy seguro. Hemos estado en muchos sitios. No recuerdo dónde hemos estado o adónde vamos.

Normalmente lo acompaña su hermano Dick, pero hoy ha perdido el vuelo por un lío con el pasaporte y ha venido Jacob, el yerno de Dick.

Johnston vive en Waller, un suburbio de Houston. Tiene tres hermanas y Dick es su administrador. Cuando quiere ir a comprar cómics o un refresco o unas patatas de bolsa, su hermano le da dinero. Su casa está pegada a la de sus padres. Una de sus hermanas pasa con él tres días a la semana, pero siempre está monitoreado por su padre, Bill, un devoto cristiano de 92 años que ha instalado cámaras en casa de su hijo para poder controlarlo desde la suya.

—Mi hermano no está aquí. ¿Dónde está?

La entrevista se terminó y se ha sentado en un banco a la entrada del hotel a esperar a que lo lleven al concierto. Se hace de noche. Llueve un poco. Fuma cigarros mientras bebe un Sprite.

—¿Dónde está mi hermano? ¿Alguien sabe? Nadie me quiere decir.

Hacia las ocho, un cliente frena su Mercedes deportivo en la puerta del hotel y se lo deja al aparcacoches. Daniel Johnston lleva un abrigo de cremallera abierto y un pantalón de chándal. Poco después aparece su furgoneta. Tira el cigarro al suelo. Lo pisa. Otra vez.

—No soy supersticioso, tiene que apagarse.

Jacob, un treintañero de metro noventa, lo ayuda a subir a la furgoneta. Él se sienta solo en una butaca delantera. Luego entra y ocupa la parte de atrás un grupo de músicos jóvenes con los que ya actuó en mayo en México DF, la Carmen Costa Band. Uno de ellos pasa excitado a su lado dando gritos de ánimo.

—Ready to rock, Dan?

¿Listo para el concierto?

—You know it, you know it.

Claro que sí, responde. Ya en marcha, los músicos se ponen a cantar una de sus canciones y él se anima más: “¡Me encanta! ¿Alguien tiene un cigarro?”.

La primera vez que ensayaron con él, cuando llevaban media hora tocando temas de su repertorio, empezaron The story of an artist y de golpe cerró la carpeta y dijo: “Let’s go”, vámonos. Esa canción lo ponía triste. Salieron del estudio y fueron a una tienda de cómics. Dick estaba con él. Dicen que se gastó unos 1.000 dólares en historietas. Una de ellas, bordada a mano.

Johnston ha llegado a su camerino.

—¿Me podéis decir otra vez dónde estamos?

—Xalapa, en México.

—Ah, México, qué bien.

Un camarero destapa las bandejas de canapés. Él se abre una Coca-Cola, mira los canapés y se ríe.

—¿Qué son esas cosas verdes? Parecen de otro planeta.

Jacob sale a por una cerveza y él se queda solo en el camerino. Se mira en un espejo que tiene de lado. Luego mira hacia el frente y mantiene una conversación amigable con alguien sin tener a nadie delante.

A las 21.05 empieza el concierto. En el mismo escenario en el que hace unas horas Salman Rushdie charlaba con aplomo del Estado Islámico y de literatura oriental con una atractiva periodista británica, Daniel Johnston agarra el micrófono con un fuerte temblor de manos y se pone a cantar sus canciones de amor sin hacer ninguna pausa entre una y otra. Jacob lo mira desde un lateral. “Está yendo muy rápido. No es capaz de ser consciente del tiempo”.

El concierto dura 29 minutos.

En el camerino, Johnston se abre otra Coca-Cola. Aunque es diabético, Jacob piensa que no hay problema mientras su consumo de refrescos sea “razonable”. Los músicos entran eufóricos. Jacob saca un táper lleno de botes donde trae sus medicinas. Él está echado contra el respaldo del sofá, con la cabeza baja o con ella levantada pero con una expresión insensible en los ojos. En una mano tiene el final de un cigarro al que se le cae la ceniza. Cuando el camerino se vuelve a vaciar, se queda solo con la intérprete, una chica mexicana, la única persona en la que se ha fijado en toda la tarde. En el hotel le preguntó si era de China. En el camerino le pidió que saliese a bailar. Ahora le ha pasado un brazo por encima del hombro. “¿Quieres venir a comer pizza?”.

1413998998_467971_1414620988_noticia_grande.jpg

 

daniel-johnston

2010-05-ATP-flyer-cover-72dpi

f3d597066dfd02c16996226513482b8f

captain-casper

agentedoble-danieljohnston-4

daniel-johnston-4

big10

The_Devil_and_Daniel_Johnston-272179659-large

 

Leer Más "¿A dónde mira Daniel Johnston?, por Pablo del Llano."